octubre 08, 2007

Reseña "El misterio de los masones"

Pocos temas despiertan tanto interés en las sociedades como el misterio que envuelve a la Masonería. Por siglos sus miembros han sido perseguidos, quemados y eliminados de las naciones
por perseguir valores que hoy constituyen la mayoría de los principios que rigen al mundo.

En los albores del siglo XXI, cuando las libertades de pensamiento, manifestación, expresión ideológica y religiosa están protegidos por los estados, nos preguntamos: ¿Por qué la
Masonería sigue estando oculta detrás del velo? ¿Qué tienen o cuáles son las actividades que realizan en sus lugares de reunión, como para que la sociedad no pueda conocer sin iniciarse en sus misterios? ¿Qué encierran sus prácticas a los ojos de la humanidad?

A estas preguntas responderemos en el viaje que ofrece este libro que pretende arrojar luz a la sociedad sobre los llamados Hijos de la Luz. Realizaremos un recorrido por los primeros
tiempos documentados de la humanidad para buscar una justificación a las prácticas que hoy realizan los Masones. Viajaremos por el antiguo Egipto, visitando las pirámides y recrearemos los cultos ancestrales del hombre. También pasearemos por la sociedad griega de Pitágoras y Sócrates, deteniéndonos en sus cultos y misterios naturales.

Saltaremos en el tiempo, conservando el legado de estas extraordinarias sociedades para
instalarnos en la peor era que haya vivido el hombre: la Edad Media y su oscurantismo. Será
extraordinario conocer cómo los iniciados pudieron conservar el legado pese a las persecuciones
de la iglesia y cómo en ellas mismas plasmaron los conocimientos legados por las antiguas
civilizaciones. Conoceremos a personalidades excepcionales que dieron al mundo la Luz para
reconocer el camino hacia el progreso a cambio, muchas veces, de sus propias vidas: Giordano
Bruno, Elías Ashmole, Leonardo Da Vinci y otras luminarias que hicieron del mundo un sitio más humano.

La influencia de estas luces y el calor, fruto de las hogueras, devuelven al hombre hacia la
búsqueda de sí mismo, a los orígenes de la naturaleza, actitud que conduce al renacimiento del
espíritu humano y al advenimiento de las ciencias liberales que forman en las sociedades, un
hombre libre.

Con el inicio de la reforma protestante, la construcción de catedrales y castillos se vivieron a menos, produciendo la escasez de trabajo en el gremio de los constructores. Hacia esta época se puede focalizar el declive del Arte de la Construcción, con los propiamente Masones Operativos y el surgimiento de una nueva tendencia en las Logias. Dentro de ellas, en un proceso muy lento que llevó doscientos años, se permite el ingreso de personas ajenas al arte de la construcción. Estos miembros honorarios, llamados Especulativos, en oposición a las Masones Operativos, fueron al principio terratenientes, clérigos, oficiales, grandes señores, cuyo patrocinio podía servir a los intereses de la corporación. A partir del siglo XVII, se agregan cada vez en mayor número, letrados, naturalistas, médicos, profesores, arqueólogos y otros hombres
que fundaron en 1717 la Masonería moderna.

En 1646 se inicia un célebre arqueólogo inglés de nombre Elías Ashomole. Este gentleman
sería quien daría vida a la decadente situación de los masones constructores, cuando en 1648
inicia un trabajo de recopilación de datos y tradiciones antiguas que se traducirían en lo que hoy
serían los rituales que se utilizan en los Grados Simbólicos de la Masonería moderna.

Desde 1700 se impone la tendencia a celebrar las reuniones masónicas de acuerdo a los
ritos que hacen alusión a las fuerzas de la naturaleza y la lucha del hombre por lograr lo mejor
de sí mismo. Podríamos entender que el Rito en Masonería es el conjunto de reglas o preceptos
de conformidad con los cuales se practican las Ceremonias y se confieren, o mejor decir, se
comunican los Signos, Toques, Palabras y todas las demás instrucciones secretas de los grados.
Antes de empezar este viaje y conocer propiamente el trabajo masónico, debemos aclarar
que la Orden masónica se halla dividida en diferentes Ritos, mas de cientocincuenta, que aunque diversos todos, emanan, sin embargo, del mismo manantial y tienden al mismo fin, por lo tanto
un Masón, de cualquier rito que practique, es Hermano de todos los Masones de la Tierra. Sin
embargo, cada Rito tiene su autoridad y jerarquía propia.

Si bien cada uno posee su propia liturgia, trabajan con los mismos símbolos. Este es, justamente, uno de los aspectos que hace a la Masonería una organización universal. Sus estudios y caminos determinados por la investigación en los símbolos están alejados de la influencia de un idioma en particular, pero definidos en uno universal, el lenguaje de la naturaleza. Por medio de un sacrificado estudio aquellos que ingresan a la Orden, voluntariamente, investigarán el universo y así mismos, por medio del conocimiento e interpretación de los símbolos masónicos que, como alude un viejo principio hermético, estarán cerrados para los oídos de la no comprensión.

Un fracaso será la tarea de conocer la Masonería por dentro, sin entender que la filosofía
determina un papel trascendental en los principios de la institución. Usted se podría preguntar:
¿Si con tantos años de existencia, la Masonería, tiene su propia filosofía o se nutre del
pensamiento humano conocido por el mundo? En realidad hablar de filosofía en Masonería es
hablar de ella misma, es decir, que si queremos comprenderla a cabalidad no bastará la solo
lectura de este libro y tal vez lo pueda comprender luego de décadas dentro de la hermandad. El
camino de la Masonería es de por vida, es una filosofía de vida.

Aquí le presentamos una parte de la filosofía alejada de los grados académicos, pues
resulta que la realidad de estos estudios no es lo que parece, sino existe un velo que deberá
estar dispuesto a atravesarlo, para conocer de qué tipo de ideas se habla dentro de las Logias
masónicas.

Este libro dirigido a todo público me recuerda al encuentro que sostuvieron en el
excepcional cuento de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas, su protagonista y un
viejo gato: Ella pregunta:
- Querido señor gato -¿Cuál es el camino más cerca?-
El gato no sabía que Alicia deseaba volver a su casa, por lo que le responde:
- Depende de dónde quieras llegar.
Estará en el lector mantener sus conocimientos sobre la Masonería o iniciar el camino para
conocerla desde adentro.